¿Qué es ànimaL?

Català / Castellano

Nacida en la ciudad de Mataró (Barcelona) a principios del 2018, ànimaL (ànima animal) es una organización sin ánimo de lucro, de personas conscientes de la necesidad de trabajar por un cambio en la consideración y el trato que tenemos hacia los demás animales, tanto humanos como no humanos.

Sabemos que las decisiones que tomamos en el día a día, ya sean en alimentación, vestimenta, higiene personal o del hogar, ocio, entre muchas otras, influyen y repercuten fuertemente en en la salud y las vidas de todos los seres, sociedades, ecosistemas y planeta. Por ello, estamos recopilando y elaborando material (que iréis encontrando aquí) para informar sobre el impacto que los seres humanos causamos a los animales, a nuestra salud (mental, física, social) y al planeta y sobre cómo podemos hacer que, poco a poco ese impacto sea lo menos dañino posible e incluso positivo. Organizamos, colaboramos y participamos en eventos, charlas y conferencias, talleres, acciones reivindicativas pacíficas, jornadas de trabajo voluntario, eventos de apoyo y recaudación para santuarios y causas afines, etc.

Creemos que una forma de pensamiento y de sentir en coherencia con ello es el veganismo. Este término fue acuñado por Donaldson y Shrigley (1944),  y se trata de una postura ética, política y estilo de vida que rechaza la consideración de los animales como meros objetos que pueden ser utilizados como propiedad o recurso, y que conlleva el rechazo de todo tipo de explotación, por lo que toda acción o modus vivendi que conlleve dañar a otros seres, será generalmente rechazado. Por ejemplo: alimentarse con carne de animales, huevos, leche; vestir con pieles o cuero; utilizar burros o caballos como herramientas de carga; utilizar cosmética testada en animales, etc. Así, la clave de este posicionamiento vital es el evitar causar daño y sufrimiento a seres que desean evitarlo.

El veganismo contempla la realidad de la sintiencia como clave para considerar la necesidad de unos “derechos animales” (en el sentido moral de la palabra), es decir, se tiene en cuenta como base fundamental la capacidad de los animales de sentir, de tener experiencias subjetivas tales como sensaciones, deseos, emociones, sentimientos, y de tener intereses, como es el fundamental en continuar la propia existencia y evitar el daño. Contempla asimismo la agencia, consistente en la capacidad de expresar su sintiencia y sus preferencias, tanto positivas como negativas.

Esta postura se aparta del especismo en tanto que rechaza la participación o fomento de cualquier tipo de explotación, partiendo de una visión que no discrimina arbitraria y moralmente a seres por criterios irrelevantes, tales como el sexo, el género, la etnia, la especie, la inteligencia, etc., aplicando el principio ético de igualdad.

Al contrario que el bienestarismo, que se centra en reducir las condiciones de sufrimiento en el contexto de la explotación animal, el veganismo busca la erradicación de la explotación porque reconoce el derecho de todo ser a vivir y disfrutar de la vida, a no ser tratado como una mera propiedad de los humanos. Matar a un animal implica la vulneración de sus derechos, al margen del tipo de vida que se le permitiera llevar o el método empleado para terminar con ella. Desde el veganismo (antiespecista) se tienen en cuenta los intereses de todos los seres y se está en contra del antropocentrismo –la forma más común y raíz del especismo–, de la misantropía o cualquier otra forma de especismo.

Porque todas las vidas importan, porque un mundo mejor es posible.
El cambio ya está en marcha y es gracias a todas vosotras.

Que nuestras huellas sean ligeras y verdes,

¡Salud!

Todas sentimos igual.